Próximo PartidoManzanares FS — Peñiscola FS/25 de febrero de 2024/Manzanares Arena

El Quesos El Hidalgo conquista su Champions particular con otra victoria ‘in extremis’

11

Quesos El Hidalgo Manzanares 3-2 Noia Portus Apostoli

FICHA TÉCNICA

Manzanares: Antonio Navarro, Humberto, Rafa López, Cortés y Álvaro. También jugaron: Antoñito, Daniel, Galle Rodríguez, Matamoros y Deivao

Noia: Henrique, Machado, Power, Altamirano y Pirata. También jugaron: Douglas, Marcelo, Nico Rosa, Lluc, Alisson Neves y Hozjan

Árbitros: Moreno Durán y Moreno Reina. Mostraron amarilla al local Humberto y a los visitantes Altamirano, Lluc y Pirata

Goles: 0-1 Alisson Neves (5); 1-1 Matamoros (13); 1-2 Altamirano (22); 2-2 Cortés (38); y 3-2 Humberto (40)

Incidencias: Vigésimo octava jornada de Liga en Primera División. Asistió al partido el alcalde de la ciudad, Julián Nieva. El club homenajeó a Manu Diz, actual jugador de Leganés.

CRÓNICA

Estamos en fechas de Champions (suerte, Palma, en la final) y el Quesos El Hidalgo Manzanares Fútbol Sala consiguió este viernes su particular Liga de Campeones, la segunda consecutiva. Los hombres de Juanlu Alonso vencieron a Noia (3-2) in extremis y certificaron su presencia, una temporada más, en la mejor liga del mundo. Después de navegar durante muchos meses por aguas de desasosiego e incertidumbre, por fin han encontrado, con todo merecimiento, un mar en calma.

Los azulones comenzaron mandando y dispusieron de claras ocasiones para adelantarse en el marcador, frustradas por la falta de puntería o por un inmenso Henrique, más timorato de lo normal a la hora de incorporarse al ataque. Fueron los visitantes, sin embargo, los que tomaron el mando con un gol del imponente Alisson Neves, tras zafarse de la marca de Rafa López. Juanlu Alonso colocó a Deivao como su pareja de baile durante casi todo el partido y cortó de raíz la amenaza del pívot brasileño. Poco después, Matamoros, especialista a balón parado, tuvo el empate, pero el poste repelió con violencia su potente disparo.

La noche iba de porteros en el Antonio Caba. El de Quesos El Hidalgo Manzanares, Antonio Navarro, no quería ser menos. El meta de Mazarrón, que viene de formar parte del Mejor Quinteto de la semana durante las dos últimas jornadas, metió una mano impresionante para desviar un disparo de Power y luego atajó con complicaciones otra oportunidad de Pirata. El partido se abría: Cortés disparaba, Henrique no lograba atajarla y, en el rechace, Rafa López la volvía a enviar a la madera. Sólo unos segundos más tarde llegó el empate, que ya merecía el equipo de Juanlu Alonso: Matamoros bat a Henrique con un tiro lejano, raso y cruzado.

El Quesos El Hidalgo Manzanares mostró ese fútbol sala de las últimas jornadas: un equipo con confianza, liberado de presión tras las últimas victorias que han guiado hacia la salvación. Se permitieron lujos, como el taconazo de Juan ‘El Galle’ Rodríguez para la llegada de Daniel, que disparó al centro de la portería. El pívot conquense estableció el 2-1 poco después, pero los colegiados anular el gol al estimar que el balón golpeó en su brazo.

En el arranque del segundo tiempo, Noia Portus Apostoli volv a tomar la delantera en el partido en una acción a balón parado. En un saque de banda, Altamirano, más solo que la una en el corazón del área, remató de cabeza para subir el 1-2 al luminoso del Antonio Caba, lleno hasta la bandera. Manzanares reaccionó con más corazón que juego y tuvo el empate en las zapatillas de Humberto: su disparo, con el portero batido, se perdió por encima del larguero cuando la grada ya cantaba el gol.

Tuvo que ser Cortés el que volviera a poner las tablas a falta de poco más de dos minutos para la conclusión. El ala almeriense, un dolor de muelas para sus oponentes con su endiablado uno contra uno, no paró de intentarlo durante toda la noche, y encontró su recompensa con un potente disparo con la zurda desde nueve metros. Poco antes, el cuadro local reclamó un penalti sobre Álvaro.

Todo el partido fue una partida de ajedrez entre Marlon Velasco y Juanlu Alonso, pero especialmente los últimos minutos. El empate era un resultado que contentaba a ambos equipos y el técnico visitante apostó por jugar de cinco para dejar pasar el tiempo; sin embargo, Antoñito subió la línea de presión, le robó el esférico a Marcelo y cedió a Humberto para que marcara el 3-2 definitivo. Quedaban 22 segundos y el delirio se apoderó de las gradas. Noia lo intentó con portero-jugador, pero no hubo tiempo para más y el conjunto quesero certificó la ansiada salvación por todo lo alto.